Loader Image
Siguenos en:

Es una contracción incontrolable y persistente de un musculo o grupo muscular. La contractura comprime los pequeños vasos que aportan sangre al musculo, dificultando así el flujo de sangre al musculo, esto favorece aun más la contractura, se crea por lo tanto un circulo vicioso que mantiene la contractura

Dolor y dificultad dolorosa para mover la zona afectada, los músculos se tornan rígidos y generalmente obligan a una posición para evitar el dolor (postura antialgica); en el caso del cuello suele ser con el cuello ligeramente flexionado y la cabeza echada hacia adelante, en las contracturas lumbares el tronco estará en ligera flexión y podrá aparecer una actitud escoliotica (flexión lateral).

La contractura muscular puede ser un síntoma de una enfermedad que subyace, como la artrosis, las hernias discales o las protusiones. En otras ocasiones la contractura muscular es la propia enfermedad en sí misma, sin ninguna otra alteración de base que la favorezca. En estos casos la enfermedad suele deberse a malas posturas mantenidas o a esfuerzos repetidos.

Las medidas están encaminadas a favorecer el flujo de sangre para así romper el círculo vicioso que mantiene la contractura, estas medidas son la rehabilitación suave y el calor local. El tratamiento médico se realizara mediante relajantes muscular a los que se podrán añadir antiinflamatorios y analgésicos para el control del dolor. También se deberá tratar la causa subyacente cuando esta es el origen de la contractura.